NOTICIAS

CVU y CBU: Qué es y cómo se utiliza la Clave Virtual Uniforme o CVU

Se escriben parecido, suenan exactamente igual y cumplen funciones similares; ambos te permiten recibir o transferir dinero entre cuentas. Sin embargo el CVU, Clave Virtual Uniforme, y el CBU, Clave Bancaria Uniforme, se diferencian en su origen, la facilidad de acceso e incluso en algunas de las ventajas que ofrece cada uno.

21 de mayo 2021

Ambos, CVU y CBU, son claves de 22 dígitos que sirven para identificar al usuario de una cuenta, sea esta bancaria o virtual. La diferencia es que el CBU corresponde a una cuenta bancaria, otorgada por un banco tradicional o por un banco digital, mientras que el CVU identifica a una cuenta virtual no bancaria, como las que ofrecen las billeteras virtuales, los proveedores de medios de pago o fintech como Mercado Pago, Ualá o Nubi, entre otros.

CBU: Clave Bancaria Uniforme.

El CBU es la clave bancaria única, o uniforme, utilizada por los bancos en Argentina para la identificar cada una de las cuentas de sus clientes. Esta clave te permite recibir y transferir dinero desde y hacia otras cuentas (sean nacionales o internacionales, bancarias y/o virtuales), solicitar un crédito o préstamo bancario o adherirte al pago de impuestos y/o servicios por débito automático.

Más allá de quien sea el titular, cada cuenta bancaria tiene un número de CBU y un alias propio que la identifica. El alias, es una clave alfanumérica, o seudónimo, asociado a una cuenta específica que, prácticamente, cumple la misma función que el CBU; identificar a una cuenta específica. En el equivalente a la identidad de una persona; el CBU sería el número de DNI de la cuenta, mientras que el alias sería su nombre propio completo.

El número de CBU corresponde siempre a una cuenta bancaria por lo que, para obtener tu número de CBU tenés que abrir una cuenta en un banco. Hoy en día es posible abrir una cuenta de manera virtual en distintos bancos digitales, que ofrecen tu cuenta bancaria en pocos minutos, con costo cero y mínimos requisitos.

Como dijimos el CBU está siempre asociado a una cuenta bancaria y disponible, únicamente, para clientes de un banco. Sin embargo, su compatibilidad con el CVU, permite, también, realizar transacciones entre cuentas bancarias y cuentas virtuales no bancarias.

CVU: Clave Virtual Uniforme.

El CVU es una clave financiera que identifica a una cuenta virtual no bancaria. Es decir, aquellas cuentas que pertenecen a servicios fintech cómo billeteras virtuales, tarjetas prepagas u otros proveedores de servicios de pago (PSP). 100% digital y más accesible para todos, el CVU es el equivalente del CBU, pero aplicado a las cuentas virtuales no bancarias.

El CVU permite hacer transferencias de dinero entre cuentas bancarias y no bancarias de manera inmediata y gratuita. Por ejemplo, a través de tu billetera virtual -que opera con CVU- podés enviar dinero a usuarios que tengan una cuenta bancaria con CBU, o a cualquier otra cuenta virtual ,que también opere con CVU. De esta manera, el CVU abre la puerta a la interoperabilidad entre cuentas y facilita la inclusión financiera de los usuarios de éstos servicios fintech.

Una de las grandes ventajas del CVU, o más bien, de las cuentas virtuales no bancarias (como tarjetas prepagas o billeteras virtuales) es que son accesibles ya que los requisitos para acceder a una cuenta virtual no bancarizada y obtener un CVU son mínimos.
¿Cómo obtengo un CVU? Fácil, rápido y gratis
Si sos usuario de una billetera virtual, tarjeta prepaga u otra fintech proveedora de servicios de pago virtuales, seguramente podés encontrar la información sobre tu número de CVU en tu perfil de usuario dentro de la app de la plataforma en la que tenés el dinero.

Si aún no lo sos, basta con elegir una de ellas (la que más te convenga o se ajuste a lo que necesitás), descargar la app y/o dar de alta tu cuenta brindando tu DNI y datos personales. Creada tu cuenta solo tenés que consultar el número de CVU y crear un alias en tu perfil. Es muy rápido, fácil de gestionar, y además ¡es gratuito!

Hoy en día, casi cualquier persona puede obtener una cuenta virtual no bancaria, a través de un proveedor de servicios de pago (PSP), y operar con un CVU. No es necesario tener ingresos demostrables en blanco o haber estado “bancarizado” alguna vez. Por esta razón, las tarjetas prepagas, billeteras virtuales y otros PSP, son una herramienta que facilita el ingreso de las personas al sistema financiero permitiéndoles realizar transacciones virtuales entre cuentas, y también, generar una historia sobre sus ingresos y flujo de fondos que, eventualmente, les permitirá acceder a una evaluación crediticia (y, así, a otros productos y oportunidades financieras).

Como ocurre en el caso de las cuentas bancarias y su CBU, el CVU de una cuenta virtual está asociado siempre a un alias propio, que cumple con las mismas funciones del CVU pero, al ser un nombre o combinación de palabras, es mucho más fácil de compartir.

¿Te deben plata?¿Tenés que cobrar la venta de algún objeto o un servicio que hayas brindado? Compartiendo tu alias, o número de CVU, cualquiera puede hacer un pago, vía depósito o transferencia, en tu cuenta virtual.

Por supuesto, éstas transacciones con CVU son 100% legales. El CVU fue creado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en 2018 para aumentar la comunicación entre cuentas bancarias y no bancarias. La Cámara Electrónica de Compensación de Medios de Pago (Coelsa), es la entidad que los administra y garantiza las transferencias entre los usuarios.

El CVU, o el alias asociado al mismo, te van a permitir recibir dinero en una cuenta virtual no bancaria de tu propiedad, tanto de parte de una empresa o persona, como de una entidad bancaria. Sin embargo, tené en cuenta que el CVU no es válido, por ejemplo, para solicitar un préstamo en una entidad bancaria o en una entidad de préstamo tradicional (¡todavía!).